Calle Cartagena de Indias, 26
30203 Cartagena (Murcia)
Teléfono: 968123315
clinicasauces@clinicasauces.es


Campaña Leishmania 2015

Conozca nuestras instalaciones

Dotadas de la más alta tecnología veterinaria

Campaña de Esterilización 2017

Marzo y Abril 2017 Campaña de Esterilización y castración


¿Por qué los Veterinarios me recomiendan castrar a mi perra? Como veterinarios, entendemos que algunos propietarios de perras no vean el beneficio inmediato de la castración de su animal. Aún así, en nuestra clínica se recomienda la castración de las perras con toda rotundidad. Por desgracia, son muchas las ocasiones en las que oímos lamentaciones del tipo de - si la hubiera castrado de jovencita...-. El 25% de las perras no castradas desarrollan tumores mamarios en su edad adulta, así como piometra o infección de matriz. Además, una perra castrada antes del primer celo vive una media de 5 años más que una perra no castrada. Pensamos que estos motivos son suficientes para tomar la decisión correcta. Sin duda alguna, la castración.

¿Por cirugía tradicional o por cirugía laparoscópica? En nuestra clínica recomendamos las técnicas de mínima invasión como la laparoscopia. Todavía nos sorpendemos al comprobar la excelente recuperación de las perras operadas con esta técnica. La laparoscopia se realiza, dependiendo del tamaño del animal, con dos únicos orificios de 5mm. Esto hace que las complicaciones intraoperatorias y postoperatorias sean mucho menores. El mínimo dolor producido es controlado con medicamentos analgésicos que lo reducen hasta casi su completa desaparición. No es necesario quitar puntos, y las perras no tienen que llevar el collar isabelino.



Me han comentado que no la castran por laparoscopia, pero que hacen una incisión muy pequeña y que es casi lo mismo. Hoy en día existen técnicas de cirugía abierta con pequeñas incisiones por donde se exteriorizan los ovarios y se extirpan. Son muchas las diferencias entre estas técnicas y la laparoscopia, pero la diferencia fundamental, es que la laparoscopia permite una visualización y un acceso inmejorable de los órganos operados. Esto se traduce en seguridad y disminución de complicaciones intraoperatorias como las hemorragias o excesivo manejo de las vísceras. No lo dude: laparoscopia.


¿Le quitan los ovarios o le quitan la matriz y los ovarios?. En el año 1997, un equipo de veterinarios holandeses publicó un estudio en el que se demostraba, que las perras esterilizadas a las que sólo se les había extirpado los ovarios, no tenían ningún problema de matriz como infección o piometra. Esto es porque obligatoriamente, para que aparezca una piometra, es totalmente necesario que las hormonas ováricas engrosen la matriz, y la "preparen" para que las bacterias se desarrollen en su interior y produzcan infección. A este estudio se sumaron otros muchos que confirman esta afirmación. Quitar sólo los ovarios reduce el tiempo de intervención quirúrgica y disminuye las complicaciones intraoperatorias y postoperatorias. Por esto, los veterinarios europeos incluidos la mayoría de los veterinarios españoles, recomendamos con firmeza la extirpación únicamente de los ovarios, u ovariectomía.



A mi vecino le castraron la perra y todavía sale a celo. Cuando se realiza la ovariectomía, es imprescindible que la totalidad del ovario sea extirpado. Hay situaciones quirúrgicas difíciles, en las que el acceso al ovario por cirugía abierta se hace complicado. Esto no ocurre por cirugía laparoscópica, pues el acceso es mucho mejor que por cirugía abierta. Las perras castradas que manifiestan síntomas de celo, tienen un resto de ovario porque éste no se extirpó completamente, y provoca lo que denominamos síndrome del ovario remanente. Estas perras deben ser reoperadas para la extirpación completa del ovario, pues pueden desarrollar una piometra (incluso aunque la matriz haya sido extirpada: piometra de muñón). La laparoscopia es el mejor método descrito para reoperar a las perras con el síndrome del ovario remanente.

Llame a nuestra clínica e infórmese de nuestra campaña de esterilización en los meses de Marzo y Abril de 2017.
Tel. 968123315

Campaña Leishmania 2017

La leishmaniosis es una patología que no tiene cura, pero un diagnóstico precoz puede permitir vivir perfectamente al animal con controles periódicos. 
Cuando se desarrolla produce múltiples y diferentes síntomas, que a veces no se manifiestan hasta que la enfermedad ya está avanzada: anemia, adelgazamiento, debilidad, problemas de piel, fallo renal etc. 



Durante Enero y Febrero de 2017, ofrecemos una promoción a todos nuestros clientes para la detección de esta enfermedad, y un descuento en el tratamiento preventivo.

Para más información llamadnos al 968 123 315, y pedir cita con nuestros veterinarios.

Consejos para estas Navidades



Seamos fans o no de la Navidad, lo cierto es que en esta época solemos modificar nuestras rutinas habituales, y lógicamente nuestra mascota lo percibe: comida familiares, desplazamientos, alteración de los horarios, bullicio en el hogar, visitas y ruidos, decoración navideña, etc. En este post os ofrecemos 5 consejos para que vuestras mascotas no se vean afectadas por los cambios, podamos prevenir los “accidentes” y disfruten ellos también de estos días tan especiales.
1.Atención a los “empachos”


Hay que evitar caer en la tentación de que “como es Navidad, pobrecito, que pruebe un poco de turrón él también”. Durante la época navideña las consultas veterinarias reciben un número significativo de pacientes con problemas gastrointestinales (vómitos, diarreas, etc.) provocados por comer alimentos inapropiados para ellos y además muy perjudiciales como los dulces y el chocolate, sobras de la mesa y especialmente graves son los casos en los que la mascota ha ingerido algún hueso o espina, lo que puede causarle asfixia, obstrucciones o perforaciones intestinales. Como siempre os recomendamos, alimentarles con su pienso habitual es lo más conveniente para promover su salud y bienestar, y si deseáis que ellos también “celebren” la Navidad, una recompensa específica para perros o gatos será lo ideal para evitarnos una salida de urgencia al veterinario.

2. Decoración navideña: toda una tentación para ellos


Las decoraciones de Navidad son tan llamativas que suponen una gran tentación para nuestras mascotas, como un irresistible “parque temático” a domicilio en el que poder explorar y jugar todo el día.

Las bolas navideñas, las guirnaldas, cintas de cuentas y demás adornos propios de esta época pueden causar serios problemas si el perro los ingiere tales como obstrucciones intestinales o heridas si se astillan.
Hemos de estar particularmente atentos a las cintas de espumillón ya que su ingestión representa una de las “emergencias” navideñas más comunes, pues provocan una obstrucción intestinal, y dan lugar a un cuerpo extraño lineal en el intestino que hará necesario que nuestro veterinario tenga que recurrir a la cirugía para salvar su vida.
Las festivas luces navideñas también suelen resultar seductoras y muchas mascotas tienden a intentar morder los cables para “atraparlas” y jugar con ellas.
También el reino vegetal esconde sus peligros: el abeto y la Poinsettia (Flor de Pascua) pueden resultar ligeramente tóxicas si las ingieren.
¿Quiere esto decir que no decoremos la casa como es tradicional? ¡Ni mucho menos!: tan solo hay que tener en cuenta la presencia de nuestros curiosos compañeros a la hora de colocar los adornos, el árbol o el Nacimiento y emplazarlos en lugares a los que ellos no puedan acceder fácilmente.

3. Los fuegos artificiales, cohetes y petardos pueden provocarles ansiedad



En numerosos lugares es habitual celebrar los días de Navidad y Fin de Año con el lanzamiento de cohetes, petardos y la exhibición de fuegos artificiales. Un número elevado de perros lleva muy mal los ruidos y fogonazos que producen. La ansiedad, el temor y las ganas de huir del lugar son los signos habituales que manifiestan ante esta fobia.
Para controlar este comportamiento y tranquilizarles se pueden seguir unas sencillas pautas:
§  Proporcionarles un lugar dentro de la casa en el que se sientan seguros.
§  Hacer lo posible para minimizar el estruendo de los petardos.
§  Distraerles jugando para que no se “obsesionen” con los cohetes.
Si estamos en la calle con ellos, tenerles bien controlados.
4. Respetar su tranquilidad


Es habitual que durante la Navidad recibamos visitas en casa, de personas conocidas por nuestra mascota o de extraños. Es importante que nuestra actitud en todo momento sea natural y calmada, dándole al perro el tiempo necesario para acostumbrarse a las personas, a olfatearlas y habituarse a su presencia. Si nosotros nos ponemos nerviosos el perro lo “captará” casi instintivamente y se puede mostrar agitado; si aún así compruebas que tu amigo no lleva nada bien la algarabía inherente a estas fiestas, quizá se sienta mejor si le acomodas un espacio de “sosiego” en la casa donde tenga menos contacto con las visitas.

En el caso de los gatos, sabemos que no les agradan nada los cambios en sus reconfortantes rutinas diarias y son muy sensibles a la más mínima alteración -aunque sea momentánea-, de la “paz” de su hogar: las visitas, el ruido, la música y quizá la presencia de niños, si no está acostumbrado a ellos, les pueden incomodar muchísimo. Por tanto, si desean esconderse para sentirse tranquilos, procúrales un “refugio” adecuado donde nadie les moleste (una habitación cerrada, por ejemplo).
5. Mantener sus rutinas y horarios en lo posible


Aunque a veces resulte dificultoso, es conveniente intentar mantener en la medida de lo posible los horarios de alimentación de nuestras mascotas también en Navidad, eso nos asegurará que su salud digestiva no se verá resentida en este periodo. También es importante que mantengamos sus hábitos de paseos y ejercicio lo mejor que se pueda, y dado que el contraste entre la temperatura del interior de casa- bien caldeada por la calefacción-, y el intenso frío de la calle es muy brusco, intentar protegerles para que no se enfríen.


Esperamos que estos consejos os sean de utilidad, y os deseamos a todos nuestros clientes y amigos, una maravillosa y Feliz Navidad en compañía de vuestros perros y gatos.