Calle Cartagena de Indias, 26
30203 Cartagena (Murcia)
Teléfono: 968123315
clinicasauces@clinicasauces.es


Campaña Leishmania 2015

Conozca nuestras instalaciones

Dotadas de la más alta tecnología veterinaria

Horario Especial Navidad

Le informamos de nuestro horario durante la época de Navidad. Además de los días festivos, 25 de Diciembre, 1 y 6 de Enero, en los que permaneceremos cerrados, el horario se verá modificado de la siguiente manera:


¡¡¡Feliz Navidad!!!


Esterilización / Castración de las perras:

¿Por qué los Veterinarios me recomiendan castrar a mi perra? Como veterinarios, entendemos que algunos propietarios de perras no vean el beneficio inmediato de la castración de su animal. Aún así, en nuestra clínica se recomienda la castración de las perras con toda rotundidad. Por desgracia, son muchas las ocasiones en las que oímos lamentaciones del tipo de - si la hubiera castrado de jovencita...-. El 25% de las perras no castradas desarrollan tumores mamarios en su edad adulta, así como piometra o infección de matriz. Además, una perra castrada antes del primer celo vive una media de 5 años más que una perra no castrada. Pensamos que estos motivos son suficientes para tomar la decisión correcta. Sin duda alguna, la castración.


¿Por cirugía tradicional o por cirugía laparoscópica? En nuestra clínica recomendamos las técnicas de mínima invasión como la laparoscopia. Todavía nos sorpendemos al comprobar la excelente recuperación de las perras operadas con esta técnica. La laparoscopia se realiza, dependiendo del tamaño del animal, con dos únicos orificios de 5mm. Esto hace que las complicaciones intraoperatorias y postoperatorias sean mucho menores. El mínimo dolor producido es controlado con medicamentos analgésicos que lo reducen hasta casi su completa desaparición. No es necesario quitar puntos, y las perras no tienen que llevar el collar isabelino.


Me han comentado que no la castran por laparoscopia, pero que hacen una incisión muy pequeña y que es casi lo mismo. Hoy en día existen técnicas de cirugía abierta con pequeñas incisiones por donde se exteriorizan los ovarios y se extirpan. Son muchas las diferencias entre estas técnicas y la laparoscopia, pero la diferencia fundamental, es que la laparoscopia permite una visualización y un acceso inmejorable de los órganos operados. Esto se traduce en seguridad y disminución de complicaciones intraoperatorias como las hemorragias o excesivo manejo de las vísceras. No lo dude: laparoscopia.

¿Le quitan los ovarios o le quitan la matriz y los ovarios?. En el año 1997, un equipo de veterinarios holandeses publicó un estudio en el que se demostraba, que las perras esterilizadas a las que sólo se les había extirpado los ovarios, no tenían ningún problema de matriz como infección o piometra. Esto es porque obligatoriamente, para que aparezca una piometra, es totalmente necesario que las hormonas ováricas engrosen la matriz, y la "preparen" para que las bacterias se desarrollen en su interior y produzcan infección. A este estudio se sumaron otros muchos que confirman esta afirmación. Quitar sólo los ovarios reduce el tiempo de intervención quirúrgica y disminuye las complicaciones intraoperatorias y postoperatorias. Por esto, los veterinarios europeos incluidos la mayoría de los veterinarios españoles, recomendamos con firmeza la extirpación únicamente de los ovarios, u ovariectomía.




A mi vecino le castraron la perra y todavía sale a celo. Cuando se realiza la ovariectomía, es imprescindible que la totalidad del ovario sea extirpado. Hay situaciones quirúrgicas difíciles, en las que el acceso al ovario por cirugía abierta se hace complicado. Esto no ocurre por cirugía laparoscópica, pues el acceso es mucho mejor que por cirugía abierta. Las perras castradas que manifiestan síntomas de celo, tienen un resto de ovario porque éste no se extirpó completamente, y provoca lo que denominamos síndrome del ovario remanente. Estas perras deben ser reoperadas para la extirpación completa del ovario, pues pueden desarrollar una piometra (incluso aunque la matriz haya sido extirpada: piometra de muñón). La laparoscopia es el mejor método descrito para reoperar a las perras con el síndrome del ovario remanente.